Postura del heroe reclinado

Posturas de yoga: postura del heroe reclinado

La postura del heroe reclinado recibe el nombre de Supta Virasana en sánscrito. ‘Supta’ significa reclinado o acostado, ‘Vira’ significa héroe y ‘Asana’, postura, de ahí el significado de su nombre. Es una postura de hatha yoga de nivel intermedio, así que tanto principiantes como expertos pueden practicar la postura del heroe reclinado. Esta postura tiene unos grandes beneficios para favorecer la digestión, por lo que resulta ser una de las mejores posturas para realizar después de comer.

¿Cómo se hace la postura del heroe reclinado?

Para entrar en la postura del heroe reclinado debes colocarte en Virasana, es decir, dobla las rodillas y siéntate encima de los talones. La postura virasana es una de las más básicas de yoga, pero requiere una gran flexibilidad. Desde Virasana  trata de extender la espalda sobre el suelo. Para hacerlo, coloca primero las manos, los antebrazos y, finalmente, los codos. Mientras vas bajando, levanta el pubis hacia el ombligo para crear un espacie protector en las vértebras inferiores. Mantén el cóccix hacia abajo, como si lo empujaras hacia los talones. Ahora, desde esta postura, estira el esternón tanto como puedas para facilitar y favorecer la respiración. Para evitar lesiones en el cuello, déjalo descansar en posición neutra. Debes notar un trabajo en las piernas. Para ello, gira los muslos hacia fuera y mantén las rodillas juntas en contacto directo con el suelo.

No realices esta postura si no consigues colocar los glúteos en el suelo, podrías lesionarte. Si sientes dolor en los tobillos, la espalda o el cuello, coloca una manta debajo para facilitar la postura. Mantén la postura del heroe reclinado entre 30 y 60 segundos.

La postura del heroe reclinado es ideal para favorecer y flexibilizar el abdomen, los muslos, las caderas, las rodillas y los tobillos. Además, es una de las mejores posturas para aliviar y relajar las piernas, cansadas de andar o de hacer deporte. Calma el dolor menstrual y mejora la digestión. Es una asana muy beneficiosa. Solo debes evitar su práctica si padeces una lesión lumbar, cervical, de rodilla o de tobillo o problemas coronarios. Si no, ¡la postura del heroe reclinado se convertirá en uno de tus mejores aliados!

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario