Postura del arado con torsión

Posturas de yoga: postura del arado con torsión

La postura del arado con torsión recibe el nombre de Parsva Halasana en sánscrito. Es una postura de torsión que aporta grandes beneficios a todo nuestro cuerpo, aunque su realización puede ser un tanto complicada para aquellos que se inicien en la práctica del yoga. Os recomendamos practicar la postura del arado antes de hacer la postura del arado con torsión.

¿Cómo entrar en la postura del arado con torsión?

Para realizar la postura del arado con torsión debes tumbarte boca arriba con los pies en el suelo. Empuja con los brazos contra el suelo para levantar las piernas hasta que las rodillas queden por encima de la cabeza.  Coloca las manos en la espalda, que debe estar recta, y gira el torso y la pelvis hacia un lado, el que desees. Estira las piernas hacia atrás y hacia ese lado lentamente, hasta que los pies toquen el suelo. Debes tratar de mantener el torso perpendicular al suelo lo máximo que sea posible. Lleva los muslos y el cóccix hacia el techo, tratando de tirar de la parte interna de la ingle hacia la pelvis. Por último, gira el torso hacia el otro lado.

Es muy recomendable realizar la postura del arado con torsión hacia el otro lado para equilibrar y tonificar ambas partes del cuerpo. Debes tener en cuenta que no es aconsejable practicar esta postura si tienes alguna lesión en la parte alta de la espalda, el cuello o la cabeza. Mantén la postura de entre 1 a 3 minutos en cada giro, aunque si lo deseas puedes aumentar el tiempo a medida que avances en la práctica.

La postura del arado con torsión flexibiliza y fortalece la columna vertebral y los hombros. Además, estimula los órganos abdominales, las vértebras cervicales y las glándulas tiroides. Estimula la circulación sanguínea y linfática haciendo que nuestra vitalidad aumente enormemente. La postura del arado con torsión también tiene beneficios calmantes: alivia el dolor de cabeza, de espalda, los síntomas de la menopausia, de sinusitis y el insomnio y calma el cerebro, reduciendo el estrés y la fatiga.

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario