3 posturas de yoga para dormir mejor

3 posturas de yoga para dormir mejor

El estrés disminuye la calidad de vida de muchas personas, dado que favorece el desarrollo de algunas enfermedades. El insomnio es una de ellas. La preocupación y la ansiedad son dos de los motivos que impiden tener un descanso adecuado. Sin embargo, existen ejercicios que nos ayudan a reducir el efecto de estas emociones negativas. El yoga es uno de ellos. Muchos estudios han señalado que practicar esta disciplina milenaria durante 45 minutos antes de ir a dormir favorece un mejor descanso. Así que hoy os traemos 3 posturas de yoga para dormir mejor. ¿Lo probamos?

Antes, debemos recordar que la respiración también nos puede ayudar mucho a tener un mejor descanso. A través de ella se liberan tensiones y emociones negativas. Acompaña las 3 posturas de yoga para dormir mejor con una buena conciencia de la respiración.

  1. Postura de la pinza de pie (Uttanasana): para entrar en la postura, debemos colocarnos de pie con los pies separados a la anchura de las caderas. Ahora doblamos el tronco hacia el suelo, apoyando las manos en él o cogiendo los codos con las manos opuestas. Esta es una de las mejores posturas de yoga para dormir mejor, ya que alivia los dolores de cabeza y el insomnio y disminuye los niveles de estrés. Puedes doblar las rodillas tanto como lo necesites para aliviar cualquier tensión en las piernas y las caderas.
  2. Postura del niño (Balasana): es la postura del descanso por exelencia. Para entrar en ella debemos doblar el tronco sobre las piernas flexionadas y extender los brazos hacia delante o hacia los lados del cuerpo. Permitimos que la frente descanse en el suelo mientras respiramos larga y profundamente. Para aliviar toda tensión podemos hacernos un masaje en la frente de izquierda a derecha.
  3. Postura del arado (Halasana): permanecer en la postura del arado entre 1 y 5 minutos es garantía de descanso. Para entrar en la postura debes estirarte sobre la espalda. Ahora levanta las piernas por encima de la cabeza y luego trata de tocar el suelo detrás de ti con los pies. Coloca las manos en la espalda o en el suelo, como te resulte más cómodo. Esta postura es idónea para mejorar el riego sanguíneo y aporta vitalidad a nuestro cuerpo.
Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

3 posturas para mejorar la circulación

3 posturas para mejorar la circulación

Los problemas de circulación sanguínea afectan a muchas personas, a veces por causas genéticas y otras por malos hábitos como el sedentarismo, una dieta rica en grasas y azúcares…Sin embargo, existen soluciones para la mala circulación. El yoga es una de ellas. Esta disciplina milenaria es capaz de aliviar la congestión y mejorar el riego sanguíneo de las piernas. Con estas 3 posturas para mejorar la circulación que os vamos a enseñar hoy sentiréis las piernas más ligeras y definidas. ¿Lo probamos? Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Ejercicios de yoga para aliviar el dolor de espalda

Ejercicios de yoga para aliviar el dolor de espalda

El dolor de espalda es uno de los más comunes que padecemos las personas. Nuestros hábitos no favorecen la espalda sana, sino al contrario: estar tantas horas sentados nos hace sufrir dolor cervical y lumbar y las molestias son constantes. Hoy os enseñaremos cómo a través del yoga podemos aliviar el dolor de espalda para conseguir una espalda más sana.

Los dolores de espalda suelen ser consecuencia no sólo del sedentarismo, sino también de la práctica de otros deportes como puede ser el running o el ciclismo. Si no hacemos ejercicios de compensación tarde o temprano los dolores de espalda llegan. Con estas tres sencillas posturas de yoga podréis recolocar la espina dorsal y aliviar las molestias del cuello y de toda la zona cervical. Si realizáis estas posturas dos o tres veces por semana podréis acabar con los dolores y las molestias y gozaréis de una espalda más sana. ¡A por ellas!

  • Ejercicios de yoga para aliviar el dolor de espalda- Postura del águila: para entrar en la postura del águila debemos sentarnos y cruzar las brazos justo por delante de los hombres. Desde aquí elevamos los antebrazos y realizamos un giro de las palmas hacia dentro hasta que se toquen. Hacemos cinco repeticiones, cambiamos la posición de los brazos y repetimos otras cinco veces.

  • Ejercicios de yoga para aliviar el dolor de espalda- Postura del giro espinal: para realizar esta postura tenemos que cruzar una pierna sobre la otra, con la rodilla elevada. Desde aquí giramos el tronco hacia el lado contrario y respiramos suavemente. Inspiramos y apoyamos la mano sobre el muslo elevado. Ahora lo llevamos hacia dentro y mantenemos la postura durante 5  respiraciones completas. Expulsamos el aire y cambiamos de lado para repetir la postura nuevamente.

  • Ejercicios de yoga para aliviar el dolor de espalda- Postura del gato: nos ponemos a cuatro patas con la espalda plana y tomamos aires. Cuando exhalemos, empezamos a redondear la columna como si fuéramos un gato. Vamos bajando la cabeza y llevando la barbilla hacia el pecho. Ahora tomamos aire y arqueamos la espalda al revés, es decir, hacia el suelo, tratando de elevar el pecho y la cabeza. Exhalamos y cambiamos la curvatura de la espalda de nuevo. Repetimos 10 veces.

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del canguro extendida

Posturas de yoga: postura del canguro extendida

La postura del canguro extendida es una postura de hatha yoga llamada Utthita Hasta Padangustasana en sánscrito. Utthita significa ‘extendida’, hasta ‘mano’, padangusta ‘dedo gordo del pie’ y asana ‘postura’. Es una postura ideal para estirar la pierna en combinación con el trabajo de equilibrio que nos proporciona. Puede resultar complicada en un inicio, pero su práctica va a permitirnos, con el tiempo, realizarla sin ninguna dificultad. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Material para practicar yoga

Material para practicar yoga

La pregunta siempre es: ¿qué material necesito para practicar yoga? El yoga es una disciplina sencilla en cuanto a su material. Hay numerosos accesorios que pueden adquirirse para la práctica de las distintas variantes de yoga. El yoga trabaja, básicamente, el cuerpo y la mente, por lo que se no requieren muchos accesorios o material para practicar yoga. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas indicaciones.

En primer lugar, la clave está en utilizar ropa cómoda. Este es, seguramente, el mejor material para practicar yoga que podemos adquirir. No se trata de disfrazarse, sino de encontrarse lo más cómodo posible para que la práctica sea satisfactoria.

Lo que si que es imprescindible dentro del material para practicar yoga es el mat o tapiz. Se trata de una alfombrilla antideslizante que se utiliza para hacer las posturas sobre ella, lo que evitar resbalones y, asimismo, nos permite tumbarnos sin tener un contacto directo sobre el suelo.

Otra pieza clave en el material para practicar yoga es el cinturón. Se trata de una cinta suave y flexible que se utiliza para algunas posturas que requieren de él para poder practicarse. Es muy útil en las posturas que trabajan la extensión de las piernas o de los brazos.

Los tacos son también adecuados como material para practicar yoga. Son muy útiles, sobre todo, para los principiantes que tienen dificultades en algunas posturas, ya que permiten elevar o reducir la distancia de los brazos con el suelo. Pueden ser útiles para la postura del triángulo extendido o del guerrero. También se pueden utilizar como agarre o, sencillamente, para sentarse encima.

El bolster es también clave en el material para practicar yoga. Se trata de un cojín alargado y redondeado, que es blando y tiene cierto volumen. Nos va a servir como apoyo y como elevación de algunas zonas del cuerpo.

Estos son, en pocas palabras, los accesorios claves para practicar yoga. Aun así, si lo deseas, en el mercado existen numerosos artículos que facilitan la práctica de esta disciplina milenaria. Un ejemplo de ello es el relajante ocular, que es ideal para las posturas de relajación y meditación.

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del perro boca abajo sobre una pierna

Posturas de yoga: postura del perro boca abajo sobre una pierna

La postura del perro boca abajo sobre una pierna es una variante de la postura de ado mucha svanasana, es decir, de la postura del perro boca abajo. Al nombre en sánscrito se le añade Eka pada, lo que significa “sobre una pierna”. Esta variante es una de las posturas más completas de hatha yoga, que se convierte en una postura de descanso, un increíble ejercicio para adelgazar e ideal para mejorar la postura. Como toda asana del yoga, se necesita práctica para que su realización sea lo mejor posible. ¿Lo probamos?

¿Cómo debemos hacer la postura del perro boca abajo sobre una pierna?

Para entrar en la postura del perro boca abajo sobre una pierna nos debemos tumbar en el suelo y apoyar las rodillas y las manos, de manera que formen una línea recta y queden paralelas. Desde esta postura, levantamos la pelvis, previa inspiración y exhalación, formando una V invertida. Los brazos y las piernas deben estar estirados durante toda la postura, para que el peso del cuerpo quede bien repartido y equilibrado. Desde esta postura, que sería la postura del perro boca abajo, preparamos una de las dos piernas, que estiraremos a continuación. Sin dejar de mantener activa la pierna, la levantamos hacia arriba y hacia atrás, siempre lo más estirada posible. es probable que sintamos molestias en este estadio de la postura del perro boca abajo sobre una pierna, si es así, bajamos un poco la pierna. Después de varias respiraciones, cambiamos de pierna y descansamos.

La postura del perro boca abajo sobre una pierna es ideal para fortalecer y revitalizar los músculos del cuerpo, incluidos espalda, hombros, piernas y talones. Además, mejora la actividad cardíaca y evita la osteoporosis. Es también un gran ejercicio para estabilizar el sistema digestivo. Esta postura, además, estira intensamente toda la parte posterior del cuerpo, endurece los hombros encorvados y permite adelgazar y endurecer los glúteos.

 

 

 

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del pez

Posturas de yoga: postura del pez

La postura del pez recibe el nombre de Matsayasana en sánscrito. Se suele ejecutar después de Sarvangasana, para contrarrestar la presión que ésta hace sobre las cervicales y la tiroides. La postura del pez es ideal para ejercer una fuerte acción sobre la zona torácica y cervical, así como para masajear toda la zona dorsal, lo que permite activar los órganos internos y abrir el pecho, respirando profundamente.

¿Cómo ejecutar la postura del pez?

Para entrar en la postura del pez debes tumbarte boca arriba, con las piernas bien estiradas y los pies juntos. Ahora coloca las palmas de las manos (mirando hacia abajo) bajo los glúteos. Trata de mantener los codos tan juntos como te sea posible. A continuación,  alarga las piernas teniendo como centro la pelvis. Imagina que las piernas se alargaran desde ese punto hasta el dedo gordo del pie. Ensancha la pelvis y crea una base sólida en el cóccix. De esta forma podrás elevar el torso y ensanchar el pecho.

Ahora lleva los hombros hacia el suelo y junta los omoplatos. Estira el esternón. La cabeza se debe elevar del suelo, pero después debe bajar hasta colocarse suavemente en el suelo. Es importante mantener el cuello extendido para evitar lesiones. Si te molesta el cuello, sal de la postura del pez y realízala con una manta doblada debajo.

Trata de mantener la postura entre 10 y 30 segundos para notar sus beneficios. Para salir de la postura del pez, inspira y presiona los codos contra el suelo. Levanta la cabeza y exhala y túmbate en el suelo lentamente, desde la zona lumbar hasta la cabeza.

postLa postura del pez es ideal para, según dicen los textos tradicionales de hatha yoga, “destruir todas las enfermedades”. Es perfecta para estirar los músculos flexores de las caderas, el psoas y los músculos del abdomen y la garganta. Además es un estimulante para las glándulas tiroides y paratiroides  y fortalece los músculos de la parte superior de la espalda y el cuello. Solo debes evitar la postura del pez si tienes la tensión alta, padeces migraña o insomnio o si tienes lesiones en las cervicales o las lumbares.

 

 

 

 

 

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del sauce

Posturas de yoga: postura del sauce

La postura del sauce recibe el nombre de Janu Sirsasana en sánscrito, ¿sabes por qué? ‘Janu’ significa rodilla y ‘sirsa’ cabeza. La rodilla y la cabeza son los protagonistas de esta postura que constituye una flexión ideal para las piernas y la espalda. La postura del sauce es una postura sencilla que proporciona flexibilidad y un estiramiento excelente para el cuerpo. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del heroe reclinado

Posturas de yoga: postura del heroe reclinado

La postura del heroe reclinado recibe el nombre de Supta Virasana en sánscrito. ‘Supta’ significa reclinado o acostado, ‘Vira’ significa héroe y ‘Asana’, postura, de ahí el significado de su nombre. Es una postura de hatha yoga de nivel intermedio, así que tanto principiantes como expertos pueden practicar la postura del heroe reclinado. Esta postura tiene unos grandes beneficios para favorecer la digestión, por lo que resulta ser una de las mejores posturas para realizar después de comer. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura de las piernas separadas

Posturas de yoga: postura de las piernas separadas

La postura de las piernas separadas, conocida como Prasarita Padotanasa en sánscrito, es una postura de nivel intermedio de hatha yoga que proporciona flexibilidad y fortaleza a los músculos de la espalda, así como a la propia columna vertebral. Es una postura sencilla que pueden realizar principiantes y expertos cómodamente en casa. Debes moderar o evitar esta postura si padeces problemas en la espalda o en las cervicales. La postura de las piernas separadas va a ser tu mejor aliada para relajar y calmar los músculos y, en definitiva, la mente.

Para realizar la postura de las piernas separadas debes colocarte de pie con las piernas separadas y rectas, con los pies paralelos y bien arraigados, permitiendo que la planta del pie y los metatarsos se expandan tanto como puedan. Desde esta posición y manteniendo el equilibrio en la el centro de la planta de los pies, inclina el tronco estirando la columna desde las caderas. Debes tratar de formar un triángulo entre la cabeza y las manos, que deben estar en línea con los pies. Ahora empuja el fémur a la parte de atrás del muslo para crear compacidad. Contrae los abdominales y mantén las piernas activas. Deja el tronco estirado y la espalda bien alargada. Debes tratar de tocar el suelo con la cabeza.

Si te resulta complicado, antes de iniciar la postura de las piernas separadas puedes colocar bloques para ir alargando los músculos. Si no puedes tocar con la cabeza al suelo puedes colocar un bloque o una manta para que la cabeza pueda relajarse. Trata de mantener la postura entre 30 segundos y 1 minuto.

La postura de las piernas separadas flexibiliza y fortalece la columna vertebral, las cervicales y las piernas y estimula los órganos abdominales y la glándula tiroides. Además, dado su posición, es ideal para activar la circulación de sangre hacia el cerebro. Todo ello aumenta la capacidad de concentración y nos proporciona un oasis de paz para aliviar el estrés y la tensión.

.

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+