10 posturas de yoga para ganar fuerza, entra y descubre cuáles son

¿Quieres ganar fuerza entrenando en casa, pero sin usar máquinas? El yoga es la respuesta. En este artículo descubrirás las posturas de yoga que te permitirán entrenar en casa, o donde quieras ya que el yoga se puede practicar en cualquier lugar, sin la necesidad de usar máquinas de peso, que a menudo son muy complicadas de usar.

El yoga también nos ayudará a ganar fuerza en todo nuestro cuerpo, puesto que al trabajar con el peso de nuestro propio cuerpo, lo que se conoce como peso muerto, nos hará fortalecerlo en todo su conjunto, no solamente una parte que es lo que suele pasar cuando entrenamos en un gimnasio con las máquinas.

Empecemos entones con las posturas que te harán ganar fuerza

Recuerda que al hacer estas asanas debes hacerlas lentamente, y respirar profundamente varias veces mientras las estás haciendo.

gimnasio-online

 

 Haz yoga en casa para ganar fuerza, en pocas semanas notarás los resultados

La postura de plancha: consiste en hacer una plancha, para ello vamos a estirarnos boca abajo y a levantar el cuerpo apoyando solo los antebrazos y los pies. Debemos mantener la posición unos segundos, con la espalda recta.

 

El Chaturanga: es una variante de la plancha, se hace en la misma posición que la plancha pero nos apoyaremos con las manos y el cuerpo estará más abajo que con la plancha. En esta postura los brazos son los que más trabajan si bien es fácil de hacer, lo complicado es mantener la postura, ya que hay que tener fuerza en los brazos, por esto nos ayudará a ganar fuerza en esta zona.

haz yoga para ganar fuerza

El Guerrero II: estando de pie al principio de la esterilla tendremos los pies mirando hacia delante, llevaremos uno hacia atrás i luego giraremos el pie para que mire hacia fuera. A continuación doblaremos la pierna que está delante haciendo un ángulo de 90º de modo en que el muslo quede paralelo al suelo. Levantaremos los brazos y los estiraremos paralelos al suelo con las palmas mirando hacia abajo, debemos tener el torso recto y firme. Después de aguantar unos segundos y respirar profundamente, cambiaremos las piernas, la que está delante pasa detrás y viceversa.

 

El guerrero III: nos ponemos de pie encima de la esterilla, nos inclinaremos hacia delante y apoyaremos las manos en la pierna derecha, daremos un paso atrás con la pierna izquierda y levantaremos los brazos rectos, paralelos al suelo. Luego levantaremos la pierna izquierda hasta que quede recta con la espalda y paralela al suelo.

El-guerrero-III

El perro cabeza abajo: empezamos arrodillados en la esterilla con los glúteos sobre los talones, pondremos las manos estiradas hacia delante con los dedos separados apoyando bien toda la palma de la mano en el suelo. Después de haber inhalado y exhalado un par de veces levantaremos los glúteos hacia el cielo, apoyando los pies por la punta de los dedos, las rodillas tienen que quedar flexionadas y la espalda bien recta, con la cabeza relajada hacia abajo. Las caderas tienen que empujar hacia arriba y hacia atrás. Después de aguantar un poco en esta posición bajaremos poco a poco los talones hacia el suelo, intentaremos que toquen al suelo para apoyar el cuerpo si no podemos porque no somos suficientemente flexibles, no pasa nada, nos quedaremos con las rodillas flexionadas, con la práctica conseguiremos llegar al suelo.

El-perro-cabeza-abajo

 

 

El gato: nos pondremos sobre la esterilla apoyando las rodillas y las manos, los dedos tienen que estar separados. Mientras respiramos, elevaremos la espalda, tiene que quedar arqueada, bajaremos la cabeza para que quede entre los brazos. Los brazos tienen que quedar estirados y el abdomen metido hacia dentro.

 

Plancha lateral: si no domináis esta postura la podéis hacer en dos tiempos. Empezaremos con apoyando una mano al suelo, tiene que quedar recta y tenemos que hacer fuerza para que no se mueva. Luego el pie de ese mismo lado del cuerpo (si hemos apoyado la mano derecha apoyaremos el pie derecho por ejemplo) debe quedar fijo en el suelo por un lado. La otra pierna la pasaremos por delante de la rodilla y apoyaremos la planta del pie, de esta forma estaremos elevados sujetándonos solamente con una mano y un pie. La otra mano tiene que estar estirada hacia el cielo. Cuando nos sintamos cómodos, la pierna que está por delante de la otra la pondremos encima y elevaremos todo el cuerpo. Tenemos que quedar mirando hacia un lado, con las dos piernas levantadas, apoyando solo un pie y una mano, la otra mano estará estirada hacia arriba.

Plancha-lateral

Estirado sobre hombros: nos estiraremos sobre una esterilla boca arriba con los brazos al lado del cuerpo y las rodillas dobladas. Levantaremos las piernas y las pondremos por encima de la cabeza, intentando tocar el suelo con la punta de los pies, para ayudarnos, haremos fuerza con los brazos presionándolos contra el suelo. Ahora apoyaremos los brazos en la zona lumbar para ayudar con la sujeción. Después, levantaremos las piernas hacia el cielo, poco a poco, controlando los movimientos, tienen que quedar rectos.

Postura del bote o Navasana: empezaremos sentados con las piernas estiradas hacia delante y la espalda recta. Después doblaremos las rodillas y apoyaremos las plantas de los pies en el suelo. Pondremos las manos detrás de la espalda, un poco más lejos que los glúteos, apoyándolas con la palma de las manos. Ahora podemos echar la espalda hacia atrás y levantar las piernas, tienen que quedar paralelas al suelo. Después, levantaremos las manos para que queden al lado de las piernas. Lo ideal es aguantar 10 segundos en esta posición y habremos acabado.

postura de la barca con remos

La mariposa: nos sentaremos en posición de indio pero no cruzaremos las piernas, sino que haremos que las palmas de nuestros pies se toquen. Sujetaremos los pies con las manos para que no se separen y con los codos presionaremos las piernas para que bajen lo máximo posible.  Cuando lleguemos al topo, aguantaremos allí mientras respiramos profundamente.

gimnasio-online

Si hacéis correctamente estas 10 posturas, tendréis más fuerza, al principio pueden parecer difíciles y complejas, pero gracias a los consejos de nuestros profesores en pocos días dominaréis la técnica. No olvidéis mantener una correcta hidratación mientras hacéis las asanas.

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

5 posturas de Yoga para despertar

¿Quieres empezar el día con más energía y totalmente despierto para afrontar mejor lo que te espera? Como ya sabéis un buen descanso y un buen desayuno, aprende a  preparar la dieta que te dará energía para empezar el día, son fundamentales para tener un buen día, pero sin ninguna duda, la forma en la que nos despertemos marcara nuestro ritmo y sobre todo nuestro humor durante todo el día. Por suerte, hoy hemos preparado estas 5 posturas de yoga para despertar son geniales para ayudarte a salir de la cama y quitarte la pereza de encima.

Te sentirás tan bien que no solo tú lo vas a notar, tu familia, tus amigos y tus compañeros de trabajo también lo notarán. Además, les contagiarás tu buen humor lo que contribuirá a un mejor ambiente en general.

las-5-posturas-de-yoga-para-despertar

No te preocupes si no tienes un buen nivel de yoga, ya que estas posturas son fáciles de hacer y nuestra profesora sabrá explicarte paso a paso cómo ejecutarlas. Incluso algunas de ellas las puedes hacer en la cama, si no te sientes cómodo puedes hacerlas todas en la esterilla para una mejor libertad de movimiento.

Después de esta sesión si quieres puedes hacer más ejercicios para estar en forma en casa con ictiva.

Empezamos con las posturas que te ayudarán a despertarte cada mañana:

¿Cuáles son las posturas de yoga para despertarse?

Empezaremos con el famoso Saludo al sol: consiste en una secuencia de movimientos seguidos, con la que empezaremos de pie al inicio de la esterilla, llevaremos los brazos arriba, luego a bajo y dejaremos las manos apoyadas al tiempo que llevamos una pierna hacia atrás y después la otra. Después bajamos las rodillas y las apoyamos al suelo y a continuación bajamos el pecho y el mentón hasta el suelo peor sin apoyarlos, haremos un circulo hacia delante y subiremos los glúteos hacia arriba, de este modo, tendremos el glúteo arriba, y las manos y los pies en el suelo. Después de aguantar la posición unos segundos pondremos primero un pie y después el otro a los lados de los brazos, continuaremos levantando os brazos hacia arriba y hacia atrás.

La postura del Guerrero: esta postura tiene puntos en común con la del saludo al sol. Bajaremos los brazos hasta apoyarlos al suelo y levaremos una pierna hacia atrás, a continuación subiremos los brazos arriba de modo que solo los pies toquen el suelo. Bajaremos la cadera hacia abajo y con las manos encima de la cabeza, empujaremos hacia atrás. Luego llevaremos un brazo hacia delante y el otro hacia atrás. La mano que está atrás la pondremos encima del gemelo de la pierna que está detrás y la mano que está delante la elevaremos hacia el cielo. Después de aguantar unos segundos volveremos a la posición inicial.

 

Paschimottanasana: con esta postura empezaremos desde el suelo sentados con las piernas hacia delante y juntas, pondremos los brazos hacia delante también pero separados. Cuando estemos en esta posición bajaremos poco a poco hacia bajo, si podemos lo ideal es llegar hasta los pies. Si no, no pasa nada. Aguantaremos la postura mientras respiramos 5 veces. Después de respirar subiremos poco a poco hasta recuperar la posición inicial.

 

Con la siguiente postura nos tendremos que colocar sentados en la mitad de la esterilla con las piernas cruzadas y bajemos las manos hacia delante a la vez que bajamos la espalda, la idea es que bajemos lo máximo posible y aguantemos unos segundos así mientras respiramos. Pasados estos segundos subiremos poco a poco y cambiaremos el cruce de las piernas, la que estaba detrás pasa a delante y la que estaba delante pasa a atrás, una vez lo hayamos hecho volveremos a bajar como antes. Después subiremos, primero colocaremos las rodillas en el suelo y las manos, luego los pies subiendo las rodillas para elevar el glúteo. Mientras respiramos elevaremos los tobillos sin llegar a levantar los pies del suelo.

 

La última postura servirá para acabar las asanas que hacemos por la mañana, consiste en bajar las rodillas al suelo y apoyarlas, bajar el pecho y el mentón hacia abajo pero sin que lleguen a tocar el suelo (como ya hemos hecho con alguna posición anterior) después de respirar nos levantaremos poco a poco para tumbarnos boca arriba, los brazos los estiraremos hacia os lados con la palma de la mano hacia arriba. Ahora solo tendremos que respirar, dejarnos llevar y relajarnos. Acabaremos de pie, bajando los brazos lo máximo que podamos intentando tocar el suelo con las manos, ha que flexionar un poco las rodillas.

Como has visto son 5 posturas sencillas de hacer y que se hacen en poco tiempo lo justo para activar el cuerpo de buena mañana y empezar el día con la mejor energía posible. En ictiva nos encargamos de todo para que puedas estar en forma en cualquier sitio, para ver estos y más ejercicios para estar en forma te animamos a descargarte nuestra app de rutina de ejercicios y empezar hoy mismo.

las-5-posturas-de-yoga-para-despertar

 

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Descubre cuáles son las claves del Yoga para relajarse desde casa

Practica Yoga en casa para aprender a relajarte

¿Necesitáis un momento de paz? Al final del día queréis tener un momento de paz y relajación para dedicarlo a vosotros mismo, para poder desconectar de todo y poder afrontar la noche relajados y sin preocupaciones.

Os tenemos una buena noticia, desconectar es posible, solo hace falta tener las técnicas adecuadas y dedicar cada día unos minutos a ponerlas en práctica. Estos momentos son muy importantes puesto que nos ayudaran a dormir mejor, relajar tensiones y afrontar mejor las cosas, reduciendo estrés y ansiedad.

Esto no siempre es fácil porque a pesar de que ahora tenemos más comodidades gracias a la tecnología, el transporte, las telecomunicaciones y todas las mejoras para nuestra vida diaria; hoy en día vivimos más estresados que nunca.

Pero, ¿por qué? Esto se debe a las presiones a las que estamos sometidos, demasiada cantidad de trabajo, horarios imposibles, atascos constantes para ir y volver del trabajo, llegar a casa y tener que hacer las tareas del hogar y cuidar la familia… Todo esto no ayuda a nuestro propósito inicial de buscar un momento al día para nosotros mismos para poder relajarnos.

Para que podáis dedicar unos minutos al día a vosotros mismos hoy os traemos las claves para poder disfrutar de un descanso más que merecido.

descubre-los-ejercicios-de-yoga-para-relajarse-desde-casa

Para evitar que el ritmo de vida nos cause estragos mayores y mejorar nuestra salud tanto física como mental, el yoga es ideal.

Nos ayuda a desconectar, a relajarnos y a transportarnos a un pequeño paraíso de paz. Mientras realizamos las posturas, sentiremos que desconectamos de todo durante unos instantes.

¿Verdad que os han entado ganas de probar el yoga hoy mismo y relajaros en casa por fin? Continuad leyendo para descubrir cómo lo podéis lograr.

 

Antes de empezar con los ejercicios en casa os contamos qué es el yoga

Antes de empezar con los ejercicios de yoga para relajarse, os vamos a explicar brevemente en qué consiste y qué os va a aportar esta disciplina y los beneficios del yoga.

El yoga es una disciplina que sana, cuida y fortalece la mente el cuerpo y el espíritu realizando una serie de posturas, llamadas asanas, controlando la respiración y meditando al mismo tiempo. Esto permite conectar cuerpo y mente para aprender a escuchar nuestro cuerpo, saber qué nos dice y conectar con nuestro yo interior.

Cuando llegamos a conectar nuestro cuerpo y nuestra alma, llegamos a un estado de paz interior, de relajación que nos permite controlar nuestros sentimientos, nuestros impulsos y nos ayuda a guiar nuestra vida.

Una de las grandes ventajas de yoga es que se puede practicar en cualquier lugar, en casa, aprovechando un descanso durante un paseo, en el trabajo, etc.

Además, todo el mundo puede practicar el yoga, incluso las embarazadas ya que tenemos clases especiales para ellas, eso sí, deben consultarlo con su médico para que dé el visto bueno. Siempre hay que seguir las instrucciones de un profesor cualificado que nos sepa guiar durante todo el ejercicio para asegurarse de que los hacemos bien y evitar lesiones.

En ictiva, contamos con unos profesores expertos en esta disciplina que sabrán explicaros pasos a paso como hacer cada asana.

A partir de hoy, la excusa de que o tenéis tiempo para hacer los ejercicios se han acabado, puesto que tenemos clases de 18 minutos, ideales para aquellos que no tiene mucho tiempo. Si disponéis de más tiempo, tenemos clases de hasta 45 minutos de duración. Eso sí, sea cuál sea su duración, os aseguramos que al acabar os sentiréis mucho más relajados y tranquilos.

Además, gracias a la app para hacer yoga podréis llevar las clases allí dónde vayáis, para relajaros sea donde sea, tal y como hemos comentado anteriormente.

¿Cuáles son los ejercicios de yoga para relajarse que puedo hacer?

Nosotros os recomendamos empezar con un par de vídeos para iniciaros en el yoga. En nuestra sección de yoga para principiantes encontraréis tres vídeos: posturas básicas, afianzar conceptos básicos y afianzar posturas básicas. Gracias los cuales aprenderéis las nociones básicas del yoga mientras os inicias con la práctica. Si tenéis un nivel más avanzado os podéis saltar este paso.

A continuación os mostramos cómo hacer las posturas básicas:

Nuestra rutina de Reduce el estrés es ideal para nuestro objetivo de hacer yoga para relajarse. Con esta sesión aprenderéis cómo desconectar poco a poco de vuestro alrededor, para lograr centraros en los ejercicios y la relajación. Son un conjunto de posturas fáciles de hacer.

Otra sesión muy recomendad es la de movimiento y respiración, si logramos controlar estos dos aspectos ya habremos hecho un gran paso hacia nuestro objetivo de relajarnos, puesto que controlar la respiración es parte fundamental para poder relajarse durante una situación de estrés.

Cuando tengamos un nivel medio, podemos probar con la sesión Pranayama y meditación, es una rutina ideal para aprender técnicas de meditación y para unir cuerpo y mente. También da mucha importancia a la respiración.

descubre-los-ejercicios-de-yoga-para-relajarse-desde-casa

Si tenemos un nivel avanzado, podremos atrevernos con la sesión conexión cuerpo y mente. Principalmente nos hará trabajar dos aspectos: respirar y conectar con nuestro yo interior y mejorar la respiración para sedar el sistema nervioso y poder calmar la mente.

Como habéis podido ver, el yoga nos ayuda no sólo físicamente sino que también nos permite crear una conexión entre el cuerpo y la mente para poder lograr lleva un estilo de vida tranquilo y relajado. Si hacéis estos ejercicios a diario estaréis dedicando tiempo a vosotros mismos, para estar mejor y poder afrontar los días de la mejor manera posible y llenos de energía y vitalidad. Recordad que si vosotros estáis bien, ayudaréis a otros a estar bien.
No lo dudéis más y empezad hoy con nuestros ejercicios de yoga para relajarse en casa, podéis hacerlos solos o acompañados. También puede ser un buen momento para hacer una actividad junto a tu familia.

 

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Posturas de yoga para brazos

Posturas de yoga para brazos

¿Estáis cansados de tener los brazos flácidos y caídos? Di adiós para siempre a la flacidez con estas posturas de yoga para brazos que os traemos hoy, perfectas para adelgazar, moldear y fortalecer las extremidades superiores. Estas posturas de yoga para brazos te ayudarán a tonificar los hombros, los tríceps y los bíceps. Y lo mejor es que solo requieres unos 5 minutos para practicarlas. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

3 posturas de yoga para fortalecer el abdomen

Posturas de yoga para fortalecer el abdomen

Una de las zonas a las que ponemos más empeño cuando queremos adelgazar es el abdomen. Ahora es más fácil que nunca trabajar esta zona desde casa, pero no con los clásicos ejercicios de gimnasio, sino con el yoga. Desde la comodidad de tu casa podrás fortalecer el abdomen y evitar un vientre flácido y caído.

Para poner todo esto en práctica solo hace falta que evites comer alimentos las horas previas a la realización de la práctica del yoga. Es por ello que hoy os traemos 3 posturas de yoga para fortalecer el abdomen desde la comodidad de vuestras casa. ¿Necesitáis algo más? ¡A por ellas!

  • Posturas de yoga para fortalecer el abdomen- Postura de la barca (paripurna navasana): para entrar en esta postura debemos sentarnos con los pies apoyados en el suelo y la espalda bien recta y erguida. Ahora elevamos las piernas, rectas, hasta que formen una V con el tronco. Mantenemos esta postura unos segundos, mientras presionamos el abdomen.
  • Posturas de yoga para fortalecer el abdomen- Postura de la plancha con codos: para realizar esta postura debemos tumbarnos boca abajo. Mantenemos la espalda bien recta y apoyamos los antebrazos encima de la colchoneta, desde los codos hasta las manos. Contraemos bien los abdominales y los mantenemos así durante toda la ejecución de la postura. De esta manera formamos una línea recta desde los pies hasta la cabeza.
  • Posturas de yoga para fortalecer el abdomen- Postura del puente (sethu bandhasana): nos colocamos en posición supina con los pies apoyados en el suelo y los brazos a los dos laterales del cuerpo. Respiramos suavemente y cuando inhalemos, sin despegar la zona dorsal del suelo, contraemos el abdomen y elevamos la pelvis del suelo. Aguantamos unos segundos y bajamos lentamente y respirando.

El abdomen es una parte muy importante del cuerpo, que es necesario no olvidar y fortalecer con el yoga para que nuestra salud sea de hierro. Os animamos a practicar yoga desde vuestras casas con la ayuda de ictiva, tu gimnasio online, donde ahora podéis disfrutar de 3 meses premium al precio de 2. ¿Aún estáis dudando?

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Posturas de yoga para reducir el abdomen

Posturas de yoga para reducir el abdomen

Existen muchas manera de lucir un vientre plano sin grasa. Entre ellas encontramos el yoga. Sabemos que a nadie, ya sea por estética o por salud, le gusta lucir un abdomen abultado o que tenga exceso de grasa. El yoga será nuestra salvación. Es una disciplina basada en tres pilares: mente, cuerpo y espíritu. Para conseguir la unión y el bienestar total se debe fortalecer el cuerpo a través de brindarle flexibilidad. Es por ello que, aunque no sea su principal objetivo, el yoga es excelente para mantener el peso y lucir un vientre plano. Por ello, hoy os traemos 5 posturas de yoga para reducir el abdomen.

  • Posturas de yoga para reducir el abdomen- Plancha: para realizar esta postura debemos mantener la espalda recta con las palmas de las manos apoyadas en el suelo. Los abdominales deben estar firmes. Se trata de que el cuerpo haga una línea recta de los pies a la cabeza. Mantenemos la postura unos minutos, respirando suavemente.
  • Posturas de yoga para reducir el abdomen- Barco: nos sentamos en una superficie plana y elevamos las piernas. Debemos mantener la espalda recta, los abdominales contraídos y la parte superior del cuerpo formando un ángulo recto con las piernas. Mantenemos la postura unos minutos, haciendo fuerza con el abdomen.
  • Posturas de yoga para reducir el abdomen- Cobra: nos tumbamos boca abjo y colocamos las manos debajo de los hombros. Desde esta posición levantamos suavemente la cabeza y el pecho, sin utilizar la fuerza de las manos. Mantenemos durante un minuto y descansamos. Repetimos de nuevo y la última vez tratamos de mantener el abdomen apretado durante unos segundos mientras respiramos profundamente.
  • Posturas de yoga para reducir el abdomen- Pashchimottanasan: estiramos y relajamos las piernas y colocamos los brazos sobre la cabeza. Ahora nos sentamos derechos con la ayuda de los músculos abdominales y mantenemos las piernas fijas en el suelo. Nos inclinamos hacia delante y agarramos los dedos de los pies con ambas manos. Mantenemos la postura unos 2 minutos.  
  • Posturas de yoga para reducir el abdomen- Cara abajo: partimos de una postura de pie y nos inclinamos hacia delante, colocando las palmas de las manos a la misma distancia que los hombros, hasta que podamos apoyarlas en el suelo. Ahora, formamos un triángulo con los brazos y las piernas y dejamos caer la cabeza entre ambos. Mantenemos la posturas unos segundos, respirando profundamente, siempre por la nariz.

 

 

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del canguro extendida

Posturas de yoga: postura del canguro extendida

La postura del canguro extendida es una postura de hatha yoga llamada Utthita Hasta Padangustasana en sánscrito. Utthita significa ‘extendida’, hasta ‘mano’, padangusta ‘dedo gordo del pie’ y asana ‘postura’. Es una postura ideal para estirar la pierna en combinación con el trabajo de equilibrio que nos proporciona. Puede resultar complicada en un inicio, pero su práctica va a permitirnos, con el tiempo, realizarla sin ninguna dificultad. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del perro boca abajo sobre una pierna

Posturas de yoga: postura del perro boca abajo sobre una pierna

La postura del perro boca abajo sobre una pierna es una variante de la postura de ado mucha svanasana, es decir, de la postura del perro boca abajo. Al nombre en sánscrito se le añade Eka pada, lo que significa “sobre una pierna”. Esta variante es una de las posturas más completas de hatha yoga, que se convierte en una postura de descanso, un increíble ejercicio para adelgazar e ideal para mejorar la postura. Como toda asana del yoga, se necesita práctica para que su realización sea lo mejor posible. ¿Lo probamos?

¿Cómo debemos hacer la postura del perro boca abajo sobre una pierna?

Para entrar en la postura del perro boca abajo sobre una pierna nos debemos tumbar en el suelo y apoyar las rodillas y las manos, de manera que formen una línea recta y queden paralelas. Desde esta postura, levantamos la pelvis, previa inspiración y exhalación, formando una V invertida. Los brazos y las piernas deben estar estirados durante toda la postura, para que el peso del cuerpo quede bien repartido y equilibrado. Desde esta postura, que sería la postura del perro boca abajo, preparamos una de las dos piernas, que estiraremos a continuación. Sin dejar de mantener activa la pierna, la levantamos hacia arriba y hacia atrás, siempre lo más estirada posible. es probable que sintamos molestias en este estadio de la postura del perro boca abajo sobre una pierna, si es así, bajamos un poco la pierna. Después de varias respiraciones, cambiamos de pierna y descansamos.

La postura del perro boca abajo sobre una pierna es ideal para fortalecer y revitalizar los músculos del cuerpo, incluidos espalda, hombros, piernas y talones. Además, mejora la actividad cardíaca y evita la osteoporosis. Es también un gran ejercicio para estabilizar el sistema digestivo. Esta postura, además, estira intensamente toda la parte posterior del cuerpo, endurece los hombros encorvados y permite adelgazar y endurecer los glúteos.

 

 

 

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del pez

Posturas de yoga: postura del pez

La postura del pez recibe el nombre de Matsayasana en sánscrito. Se suele ejecutar después de Sarvangasana, para contrarrestar la presión que ésta hace sobre las cervicales y la tiroides. La postura del pez es ideal para ejercer una fuerte acción sobre la zona torácica y cervical, así como para masajear toda la zona dorsal, lo que permite activar los órganos internos y abrir el pecho, respirando profundamente.

¿Cómo ejecutar la postura del pez?

Para entrar en la postura del pez debes tumbarte boca arriba, con las piernas bien estiradas y los pies juntos. Ahora coloca las palmas de las manos (mirando hacia abajo) bajo los glúteos. Trata de mantener los codos tan juntos como te sea posible. A continuación,  alarga las piernas teniendo como centro la pelvis. Imagina que las piernas se alargaran desde ese punto hasta el dedo gordo del pie. Ensancha la pelvis y crea una base sólida en el cóccix. De esta forma podrás elevar el torso y ensanchar el pecho.

Ahora lleva los hombros hacia el suelo y junta los omoplatos. Estira el esternón. La cabeza se debe elevar del suelo, pero después debe bajar hasta colocarse suavemente en el suelo. Es importante mantener el cuello extendido para evitar lesiones. Si te molesta el cuello, sal de la postura del pez y realízala con una manta doblada debajo.

Trata de mantener la postura entre 10 y 30 segundos para notar sus beneficios. Para salir de la postura del pez, inspira y presiona los codos contra el suelo. Levanta la cabeza y exhala y túmbate en el suelo lentamente, desde la zona lumbar hasta la cabeza.

postLa postura del pez es ideal para, según dicen los textos tradicionales de hatha yoga, “destruir todas las enfermedades”. Es perfecta para estirar los músculos flexores de las caderas, el psoas y los músculos del abdomen y la garganta. Además es un estimulante para las glándulas tiroides y paratiroides  y fortalece los músculos de la parte superior de la espalda y el cuello. Solo debes evitar la postura del pez si tienes la tensión alta, padeces migraña o insomnio o si tienes lesiones en las cervicales o las lumbares.

 

 

 

 

 

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del sauce

Posturas de yoga: postura del sauce

La postura del sauce recibe el nombre de Janu Sirsasana en sánscrito, ¿sabes por qué? ‘Janu’ significa rodilla y ‘sirsa’ cabeza. La rodilla y la cabeza son los protagonistas de esta postura que constituye una flexión ideal para las piernas y la espalda. La postura del sauce es una postura sencilla que proporciona flexibilidad y un estiramiento excelente para el cuerpo. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+