Postura del pez

Posturas de yoga: postura del pez

La postura del pez recibe el nombre de Matsayasana en sánscrito. Se suele ejecutar después de Sarvangasana, para contrarrestar la presión que ésta hace sobre las cervicales y la tiroides. La postura del pez es ideal para ejercer una fuerte acción sobre la zona torácica y cervical, así como para masajear toda la zona dorsal, lo que permite activar los órganos internos y abrir el pecho, respirando profundamente.

¿Cómo ejecutar la postura del pez?

Para entrar en la postura del pez debes tumbarte boca arriba, con las piernas bien estiradas y los pies juntos. Ahora coloca las palmas de las manos (mirando hacia abajo) bajo los glúteos. Trata de mantener los codos tan juntos como te sea posible. A continuación,  alarga las piernas teniendo como centro la pelvis. Imagina que las piernas se alargaran desde ese punto hasta el dedo gordo del pie. Ensancha la pelvis y crea una base sólida en el cóccix. De esta forma podrás elevar el torso y ensanchar el pecho.

Ahora lleva los hombros hacia el suelo y junta los omoplatos. Estira el esternón. La cabeza se debe elevar del suelo, pero después debe bajar hasta colocarse suavemente en el suelo. Es importante mantener el cuello extendido para evitar lesiones. Si te molesta el cuello, sal de la postura del pez y realízala con una manta doblada debajo.

Trata de mantener la postura entre 10 y 30 segundos para notar sus beneficios. Para salir de la postura del pez, inspira y presiona los codos contra el suelo. Levanta la cabeza y exhala y túmbate en el suelo lentamente, desde la zona lumbar hasta la cabeza.

postLa postura del pez es ideal para, según dicen los textos tradicionales de hatha yoga, “destruir todas las enfermedades”. Es perfecta para estirar los músculos flexores de las caderas, el psoas y los músculos del abdomen y la garganta. Además es un estimulante para las glándulas tiroides y paratiroides  y fortalece los músculos de la parte superior de la espalda y el cuello. Solo debes evitar la postura del pez si tienes la tensión alta, padeces migraña o insomnio o si tienes lesiones en las cervicales o las lumbares.

 

 

 

 

 

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del sauce

Posturas de yoga: postura del sauce

La postura del sauce recibe el nombre de Janu Sirsasana en sánscrito, ¿sabes por qué? ‘Janu’ significa rodilla y ‘sirsa’ cabeza. La rodilla y la cabeza son los protagonistas de esta postura que constituye una flexión ideal para las piernas y la espalda. La postura del sauce es una postura sencilla que proporciona flexibilidad y un estiramiento excelente para el cuerpo. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del heroe reclinado

Posturas de yoga: postura del heroe reclinado

La postura del heroe reclinado recibe el nombre de Supta Virasana en sánscrito. ‘Supta’ significa reclinado o acostado, ‘Vira’ significa héroe y ‘Asana’, postura, de ahí el significado de su nombre. Es una postura de hatha yoga de nivel intermedio, así que tanto principiantes como expertos pueden practicar la postura del heroe reclinado. Esta postura tiene unos grandes beneficios para favorecer la digestión, por lo que resulta ser una de las mejores posturas para realizar después de comer. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura de las piernas separadas

Posturas de yoga: postura de las piernas separadas

La postura de las piernas separadas, conocida como Prasarita Padotanasa en sánscrito, es una postura de nivel intermedio de hatha yoga que proporciona flexibilidad y fortaleza a los músculos de la espalda, así como a la propia columna vertebral. Es una postura sencilla que pueden realizar principiantes y expertos cómodamente en casa. Debes moderar o evitar esta postura si padeces problemas en la espalda o en las cervicales. La postura de las piernas separadas va a ser tu mejor aliada para relajar y calmar los músculos y, en definitiva, la mente.

Para realizar la postura de las piernas separadas debes colocarte de pie con las piernas separadas y rectas, con los pies paralelos y bien arraigados, permitiendo que la planta del pie y los metatarsos se expandan tanto como puedan. Desde esta posición y manteniendo el equilibrio en la el centro de la planta de los pies, inclina el tronco estirando la columna desde las caderas. Debes tratar de formar un triángulo entre la cabeza y las manos, que deben estar en línea con los pies. Ahora empuja el fémur a la parte de atrás del muslo para crear compacidad. Contrae los abdominales y mantén las piernas activas. Deja el tronco estirado y la espalda bien alargada. Debes tratar de tocar el suelo con la cabeza.

Si te resulta complicado, antes de iniciar la postura de las piernas separadas puedes colocar bloques para ir alargando los músculos. Si no puedes tocar con la cabeza al suelo puedes colocar un bloque o una manta para que la cabeza pueda relajarse. Trata de mantener la postura entre 30 segundos y 1 minuto.

La postura de las piernas separadas flexibiliza y fortalece la columna vertebral, las cervicales y las piernas y estimula los órganos abdominales y la glándula tiroides. Además, dado su posición, es ideal para activar la circulación de sangre hacia el cerebro. Todo ello aumenta la capacidad de concentración y nos proporciona un oasis de paz para aliviar el estrés y la tensión.

.

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del arado con torsión

Posturas de yoga: postura del arado con torsión

La postura del arado con torsión recibe el nombre de Parsva Halasana en sánscrito. Es una postura de torsión que aporta grandes beneficios a todo nuestro cuerpo, aunque su realización puede ser un tanto complicada para aquellos que se inicien en la práctica del yoga. Os recomendamos practicar la postura del arado antes de hacer la postura del arado con torsión. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del puente

Posturas de yoga: postura del puente

La postura del puente, llamada Setu Bandha Sarvangasana en sánscrito, es una postura intermedia de hatha yoga que mejora nuestro cuerpo aportando fortaleza y flexibilidad a nuestros músculos. En Setu Bandha Sarvangasana las piernas, caderas y espalda se levantan y el cuerpo adopta la forma de un puente, motivo por el cual la denominamos postura del puente. Es una postura apta tanto para principiantes como para expertos, así que ¡no lo dudes más! Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura de la media luna

Posturas de yoga: postura de la media luna

La postura de la media luna recibe el nombre de Ardha Chandrasana en sánscrito. Es una postura de yoga que tiene grandes beneficios para nuestro cuerpo. Sin embargo, requiere un grado de concentración muy elevado para poder mantener el equilibrio. Como siempre, la práctica es la clave de todas las posturas. El equilibrio se consigue repartiendo el peso del cuerpo y manteniendo una concentración absoluta durante toda la práctica de yoga. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura del saltamontes

Posturas de yoga: postura del saltamontes

La postura del saltamontes, llamada Salabhasana por la cultura sánscrita, es una postura de yoga idónea para fortalecer la espalda y las piernas. Es una postura que se encuentra en un nivel intermedio, así que puede que sea complicada para aquellas personas que se acaban de iniciar en la práctica del yoga. Sin embargo, esta no es una contraindicación para no realizar la postura del saltamontes, al contrario: el yoga se aprende, como todo, practicando. Aun así, no forcéis vuestro cuerpo. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura de la liberación del viento

Posturas de yoga: postura de la liberación del viento

La postura de la liberación del viento, llamada Pavanamuktasana en la cultura sánscrita, es una postura de hatha yoga que nos permite relajarnos. Representa un contraestiramiento ideal para las flexiones fuertes de columna. El movimiento de balanceo de la postura de la liberación del viento ayuda a liberar tensión y a relajar todos los músculos del cuerpo. Es por ello que es una de las posturas más utilizadas como preludio a la relajación de yoga. Permite un estiramiento para que los beneficios de la práctica del yoga se hagan patentes, a la vez que nos prepara para la práctica de relajación del final de una clase de yoga.

¿Cómo hacer la postura de la liberación del viento?

Para entrar la postura de la liberación del viento debes comenzar tumbado en savasana o la postura del cadáver. Respira suavemente y cuando exhales lleva las rodillas al pecho. Suavemente, cierra las manos alrededor de las rodillas y utilízalas para tratar de acercar las rodillas al pecho tanto como puedas. Inspira y espira de nuevo, suavemente. Con la inspiración, disminuye la presión que ejerces sobre las piernas. Cuando espires, auméntala. Continúa con este ejercicio durante 30 o 60 segundos. A continuación, suela las piernas para estirarlas de nuevo en el suelo, de manera que queden relajadas.

La postura de la liberación del viento no es indicada para personas que tengan lesiones en la columna o ciática pero para todas las demás, es un excelente ejercicio de relajación y estiramiento de las cadenas musculares. La postura de la liberación del viento es ideal para limpiar los pulmones y aumentar la flexibilidad de la columna, las caderas y las piernas. Además, ofrece un suave masaje a los órganos del sistema digestivo. Esto permite mejorar la eficiencia de los órganos internos, estimula los nervios y aumenta la circulación de sangre de los órganos internos del cuerpo. La postura de la liberación del viento ayuda, además, a deshacerse de los depósitos de grasa de las nalgas, los muslos y el abdomen.

 

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Postura de la luna creciente

Posturas de yoga: postura de la luna creciente

postura de la luna crecienteLa postura de la luna creciente, llamada Anjaneyasana en sánscrito, es una postura de extensión o flexión posterior de acción sobre las caderas, las piernas, los muslos, el pecho, los hombros y la columna. La postura de la luna creciente requiere mucha concentración para no perder el equilibrio, pero con la práctica vais a conseguir extenderos atrás con más facilidad. Sigue leyendo

Compárteme:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+